La balada del viejo marinero

Etiquetas

, , , ,

Es cagado que Iron Maiden hiciera la música para el poema de Coledrige. El poema se trata de un viejo marinero que cuenta su pesar, cual síndrome del sobreviviente, de como sobrevivió a ese viaje desastroso, de como carga con la culpa por el desastre ya que fue él quien mató al albatros. De acuerdo a la interpretación de Borges, este poema junto con Christabel y Kubla Khan, forman la Divina Comedia de Coledrige, el poema del marinero correspondería al purgatorio, al hombre penitente, por eso el marinero se la pasa narrando su pesar a quien se encuentre. Es un poema laureado y considerado como de los mejores de la poesía inglesa. Steve Harris, un fanático de la historia y de la cultura inglesa, decidió musicalizar este poema. Yo lo escuché en el concierto del 28 de Febrero del 2009, recuerdo parcialmente poco de la canción pero recuerdo que fue un conciertazo, de mis favoritos a esa edad, como consecuencia de ese festival me compré una playera de Iron Maiden que usé hasta que era un trapo viejo.

La canción no me había llamado mucho la atención en ese entonces, ya que me di a la tarea de indagar superficialmente y vi que era un poema musicalizado me asombré, y como buen metalero sin criterio alabé ciegamente a Iron Maiden por hacer música culta. Digo no es demeritar el esfuerzo y la influencia de la banda británica, sólo hablar mierda de mi pose de muchachito listo. Con varias escuchas es interesante el poema, aunque el inicio se siente forzado el ritmo trepidante de bajo galopante típico de Iron Maiden. Es decir, si a crear atmósfera y ambiente marino nos vamos prefiero mil veces Echoes de Pink Floyd. Así que cuenten, ¿qué otros poemas musicalizados conocen?

Fulgor.

Sentado, contemplando con completo desasosiego la inmensidad del universo y
sintiendo, miserable y lacónico, lo pequeño de nuestra especie y comprendo mucho del dolor de la historia, del dolor del presente, entiendo los juegos de tronos y las guerras pírricas, como berrinches de párbulos
destetados.

Nos gustan los tonos melancólicos porque nos permiten tomar distancia de la materia es, como se refería Kandinsky en Sobre lo Espiritual del Arte, un color que produce sensación de alejamiento, de lejanía. Y en un mundo de hacinamiento y contacto forzado tiene sentido que busquemos distancia.

Las lágrimas por miedo son reales. Estamos rotos, o mejor dicho, incompletos. Buscamos ese contacto significativo con la otredad a través del arte, de la música. Una luz que ilumina la salida del caparazón que se ha construido a nuestro alrededor. Porque en las ventanas del interior de caracol todos tienen máscaras de payasos

Que no les engañen que estás ideas no son ni nuevas ni originales de nadie. Son porque el ser implica simular, emparejarse al compás de los demás. Pero antes había un gran festín de baile y sexo y comida, y todas las artes estaban contenidas en el ritmo de los tambores. Luego la tribu creció y se separaron las actividades, inventamos compartimientos donde antes había grandes salones.

Me duele el corazón de sentirme en la marea de la vida, como un madero a la deriva en un atolón.
Ni llegas a la playa ni te sueltas al mar.
Voy a escribir los versos más simples esta noche, voy a escribir “yo la amo pero ella no sabe que la amo”
O sabe y no le importa*.

Yo nunca me asumí poeta, me gusta alguna poesía pero me cuesta encontrar mi voz, y como narciso que soy no puedo encajar con algo de lo que no puedo reflejarme. Pero todo esto son patrañas. Me gusta fluir con la escritura y la poesía requiere un sumo cuidado, una mano de horticultor. Yo en cambio quiero venir y prenderle fuego a la audiencia. Por eso soy un pésimo poeta. Estoy lleno de un fuego que apenas y brilla, pero que si dejas que se prenda quema lo que este a la orilla. También estoy lleno de agua, pero de agua profunda, agua fría y tierrosa, que habla de los manantiales secretos y las corrientes subterráneas. Pero también estoy lleno de cinismo que es una voz que me dice “nel, estas pendejo”.

Y esa voz, es un duende, o un chaneque, un troll pero no de los escandinavos, sino un troll de esos arrugados enanos y narizones. Habla con voz rasposa y burlona, todo el día se ríe y cuando lo quieres aplastar, porque lo ves y ves que es una minimadre, de tamaño despreciable, te animas y vas a patearlo, a aplastarlo pero al intentar hacerle daño se quita y te caes y quedas en ridículo. Y la risa aumenta, entonces, con los años te das cuenta que mientras más le pones atención a su risa más daño te hace.

Y decides que lo mejor es trabajar para alcanzar el brillo que se ve en el fondo (o la salida?) del caracol, que quieres estar allí para ser tocado por su fulgor.

*Sí lo sabe y sí le importa, solo fue efecto dramático.

Libros Leídos en 2020 (Parte 2)

Etiquetas

, , ,

Continuemos con el recuento, agregaré un par de libros que no mencioné en goodreads, uno porque lo empecé en el 2019 y lo pause a la mitad para darle conclusión en 2020 y el otro porque fue una relectura.

15. La voz de las espadas – Joe Abercrombie: Así como me di cuenta que no había leído mucha ciencia ficción me di cuenta que no había leído mucha fantasía épica, en mi investigación salió el término de grimdark y entre los mayores exponentes de este subgénero encontré a Joe Abercrombie. La recomendación de todo mundo era la trilogía de la primera ley y le llegué al primer volumen “La voz de las espadas” (me gusta más el título en inglés The Blade Itself, porque es parte de una línea de la Iliada “the blade itself incites the deeds of violence”). La novela se divide en los relatos de varios personajes, los dos principales: Logen 9 dedos y Glotka el Inquisidor, también están el capitán Luthar, el mago Bayaz y Ferro Maljinn. Nos ubicamos en una tierra fantástica medieval-renacentista que está divida en tres principales islas, los bárbaros en la tierra del norte, una especie de sacro imperio romano germánico en la isla de enmedio (Mideerland) y una especie de turcos llamados gurkos (no se esforzó en nada el autor). Este primer volumen de la trilogía va de como Bayaz junto con Logen van a Midderland porque en el norte hay un nuevo rey que está puteando a todos. Glotka por su parte hace una serie de investigaciones que lo llevan a destruir a los enemigos de su jefe el archimaestre de la Inquisición; en el sur Maljinn escapa de los gurkos y sus temibles perseguidores que devoran personas. Creo que disfruté mucho la novela, llena de acción, con la dosis suficiente de magia que no es un deux ex machina. También rebosa de sentido del humor la novela, Glotka y Logen siendo los más graciosos. Quizá mi única queja es que al inicio de la novela el autor intentaba ser demasiado edgy y agunas escenas que en lugar de shockear dan risa por lo exageradamente gore sinsentido que son.

16. Breve Historia de la Fantasía – Silvia Pato: Me gustan estos libros porque son guías a otros libros, después de leerlo terminé con una lista enorme de libros por leer. Aun cuando la autora hace énfasis en la situación de España y como se vivió el género fantástico durante el franquismo; hay puntos que igual aplican para México, por ejemplo: la manera en que autores “serios” ven a la fantasía, la manera en que la crítica la trata como un género menor. El libro está excelentemente documentado y no solo se enfoca en la literatura sino también en el cine y los cómics. No se aventura en la ciencia ficción ni en el terror tanto ya que esos géneros ya dan para otro volumen en sí. También tiene una fuerte crítica el machismo o el abuso de estereotipos que muchos autores de fantasía anglosajones han hecho. Es un libro ideal para quienes piensen que la fantasía se inició con Tolkien o con Hary Potter.

17. Festín de Cuervos – George RR Martin: En el 2019 lo empecé pero lo dejé a la mitad (como el noventa por ciento de los lectores de la saga). La decisión de dividir el cuarto volumen con unos personajes en un volumen y otros en Danza de Dragones hizo de Festín de Cuervos un tanto flojo. Quizá también porque de repente dejamos de seguir a varios de los protagonistas de los libros anteriores. Quizá porque en sí la historia tiene cierto bajón, después de la guerra viene la depresión y en ese panorama desolador de muertes y destrucción los únicos ganones son los cuervos, los carroñeros. Aquí hace su aparición el temible Euron CrowEye como el cuervo mayor al que el título hace referencia. Las aventuras de Brianne no es que sean malas sino que son extendidas de manera innecesaria cuando podrían ir más directo a la acción. Lo mejor es la trama de Kings Landing con Jaime y Cersei. Me tuve que esforzar pero logré terminarlo a tiempo para dedicarle dos años a Danza de Dragones, con la esperanza de que George R R Martin terminé algún día la saga.

18. La Espada Rota – Poul Anderson: Otro clásico de la fantasía épica del siglo XX. Poul Anderson de origen danés decide recontarnos varias historias de sagas nórdicas con la perspectiva y moral vikinga más acorde a sus tiempos. En la introducción del libro el mismo autor explica esto, distanciándose de Tolkien y de las ideas del caballero medieval que les gustaba a los románticos del siglo XIX. Poul Anderson habla de lo diferentes que eran los elfos en los mitos nórdicos y de como su moral difería de la moral cristiana presentada por Tolkien, una vez explicado el punto arranca la novela. La novela se ubica en el mundo real, en los años del Danelaw, del dominio danés sobre las islas británicas, que coexisten con el reino de Fairie una realidad que no es visible para los mortales donde elfos y trolls y goblins tienen sus dominios. La novela arranca con Orm un vikingo que se casa con Aelfreida, una sajona cristiana, al casarse Orm se vuelve cristiano y tienen un hijo, este niño es raptado por el rey de los elfos antes de ser bautizado y en su lugar pone a un vástago suyo, hijo de una princesa troll que es cautiva de Imric, el rey de los elfos. El niño humano es nombrado Skafloc y es predicho que un día forjará nuevamente una espada que los gigantes habían forjado y que tendrá un papel decisivo en el futuro. Por otro lado el vástago de elfo y trolla crece con aspecto humano, lo llaman Valgard y es un culerazo, literalmente desalmado. La trama se complica cuando una bruja, a quien Orm le había matado toda su familia y quemado su granja, decide vengarse de Orm y de su descendencia. El estilo del libro tiene esa sensación del destino fatídico y trágico propio de un mundo más cruel y sanguinario. Las narraciones de peleas y batallas provocan emoción y deseo de sangre. Si acaso dos que tres detalles del mundo Fairie y una parte del final no me agradaron tanto, pero en general lo recomiendo ampliamente si les gusta la lectura de guerra y batallas.

19. Esclavas del Poder – Lydia Cacho: No todo es fantasía. Llegué a este libro en un intento de entender el fenómeno de la trata y prostitución. En un trabajo periodístico enorme, Lydia Cacho recorre el mundo para dar voz y contarnos la historia de muchas mujeres víctimas de las redes de trata, de la esclavitud sexual en la que se encuentran y para dar un punto de vista en el debate acerca de una posible legalización de la prostitución. Los testimonios más impactantes son los de Camboya y Birmania, donde el comercio de niñas es aparentemente prohibido pero en la práctica se trata de una realidad atroz. Niñas de diez años vendidas por su propia familia para salir de la pobreza, para entregarse a una vida de esclavitud donde posiblemente no lleguen a viejas. Creo que otro punto de reflexión importante es ver como los consumidores, hombres, son los más ignorados de esta ecuación, se persigue a quienes la ejercen, a quienes la promueven pero a los hombres consumidores se les pasa de largo. Fue un libro impactante y algunos testimonios sí me dejaron con malestar. Es un trabajo periodístico que invita a la reflexión acerca del llamado “oficio más antiguo del mundo”.

20. Drácula – Bram Stoker: Un clásico que no había leído. Conozco la trama y he visto varias veces la adaptación de Francis Ford Coppola. Sin embargo no se compara a la lectura de la novela. Dentro de lo que me gustó más fueron algunos momentos donde en voz de Mina tenemos párrafos supergóticos que hablan de la oscuridad del alma, por ejemplo “Renuncio a la certidumbre del eterno descanso y me dispongo a salir a la oscuridad donde acaso estén las cosas más negras que el mundo o el infierno encierran“. De repente la perspectiva victoriana puritana de los personajes llega a ser chocosa pero se entiende en el contexto de la obra. Un clásico que no necesita mucha presentación.

21. Breve Historia de la Ciencia Ficción – Luis E. Íñigo Fernández: Otro libro de breve historia que es un catálogo para buscar y leer más libros. Sus puntos fuertes es como narra la evolución y las etapas en las que este género de ficción ha incursionado a lo largo del siglo XX y un poco del XXI; también plantea una situación en la que la ciencia ficción se encuentra, con la velocidad en que descubrimientos y avances tecnológicos aumenta, es difícil que la ciencia ficción como género de anticipación se mantenga, por lo que el género se puede estancar en los spaces-operas con ciertas variaciones (como The Expanse o Justicia Auxiliar). Sus puntos débiles es que apenas y menciona la ciencia ficción de latinoamérica cuando a España le ha dedicado un capítulo con muchos trabajos de dudosa calidad. Es bueno como referencia y catálogo de libros, pero como trabajo de investigación es un tanto flojo.

22. Ìrene – Pierre Lemaitre: Una novela negra francesa que tiene varios puntos novedosos y buenos giros argumentales. Es el inicio de la trilogía del investigador Veerhoeven, que es jefe de investigadores en la policía de París. En este libro la policía se topa con un crimen atroz, una mujer es encontrada mutilada y violada en un apartamento de las afueras de París, no hay indicios ni muchos sospechosos, luego la novela se enfoca un poco en la vida de Veerhoeven que pronto será padre y descuida un poco a su esposa Ìrene. Otro crimen, esta vez dos mujeres asesinadas, y aunque no hay un patrón visible los investigadores deducen que se trata de la misma persona, hasta que gracias a un librero les da la pista que ambos crímenes están basados en novelas negras. Así, sin querer esta novela se convierte en una excelente guía de la novela negra del último cuarto del siglo XX. No diré más de la novela porque les arruinaría los giros argumentales.

23. China: Su Historia y su Cultura Hasta 1800 – Flora Botton Borja: Otro libro de historia China, digamos que este libro tiene mayor detalle en el como se vivía en diferentes épocas de la historia China, como vivía la gente común, como se gobernaba y como fueron cambiando las costumbres. Este libro como lo indica el título, se sigue hasta la dinastía Quing, pero antes de la llegada de los británicos y las guerras del opio. Me gustó como lectura complementaría a la Historia de China.

24. Breve Historia de Gengis Khán – Borgia Pelegero Alcaide: Ya con el tema de China me fue imposible no seguirme con el gran khan de los mongoles. El libro tiene varios puntos interesantes, los primeros dos capítulos son acerca de la vida de los nómadas, donde se desmiente que la vida nómada precede a la agricultura, sino al contrario, sin agricultura no es posible una vida nómada en las estepas. Luego narra la historia de los grupos nómadas al norte de China y como las diferentes dinastías intentaron dos medidas para tenerlas a ralla, ya sea con sobornos o persiguiéndolos. Ya en el capítulo cuatro se narra la historia de Temujín y su historia de supervivencia y venganza, de su unificación de la estepa y sus ambiciones megalómanas. El libro concluye con la muerte de Temujín y ya no nos narra como se consolido el imperio mongol sobre toda Asia.

25. Laberinto de la Muerte – Philip K Dick: Esta novela la tengo en una compilación de las últimas novelas de Philip K Dick y su temática teológica. La novela abre con una explicación del autor de varios puntos de su novela, la primera es que trata con una idea de un dios racional, o un dios con el que te puedas comunicar y existiera realmente un proceso para hablar con esa entidad, luego habla de varios elementos que toma para su novela, el infaltable I Ching, Wagner y sus nibelungos, y experiencias en LSD. El relato va de un grupo de individuos que van llegando a un planeta que es una nueva colonia, llegaron allí por petición a su dios, sin embargo al llegar a la colonia se dan cuenta que hay unas extrañas formas de vida, que todos quienes han llegado tienen algún trastorno de personalidad. El relato continúa cuando van a revelar el objetivo de la nueva colonia pero la transmisión se pierde y se quedan sin naves atrapados en el planeta y empiezan a morir los integrantes de la misión. Todos los elementos PhilipKDickianos en marcha. La novela es buena, me hizo reflexionar bastante acerca de nuestro contacto con esas manifestaciones de otras entidades.

26. La Comunidad del Anillo – J RR Tolkien: Una relectura ya que andaba visitando el género fantástico me decidí por el clásico más clásico. En la relectura pude disfrutar mucho de las descripciones del camino, del campo, se nota que Tolkien era un aficionado a las caminatas en el campo, a observar la naturaleza y disfrutar del aire libre. También aguanté más las canciones, que en la primera lectura se me hacían insoportables. Lo mejor sigue siendo la parte de Khazad-Dum.

27. El Ojo del Mundo – Robert Jordan: Investigando de fantasía llegué a está enorme, por su extensión, saga. Otro libro que inicié en el 2019 pero no lo terminé. Y es que se nota que Robert Jordan es un aficionado de Tolkien y mucho de este libro es una calca o un intento de homenaje a La Comunidad del Anillo, tienes el pueblito pintoresco de buenos y sabios hombres que viven del campo, tienes al perseguidor malvado que se viste de negro, tienes a una maga que les dice que deben huir del pueblo, tienes un pasaje oscuro que tiene más peligros que ventajas pero que los héroes se ven forzados a tomar, tienes a los monstruos que envía el Dark Evil Lord para acabar con los buenos. Llega a fastidiar. Y si de fastidio hablamos tenemos que la novela se extiende de repente en pasajes completamente inútiles que no conducen a nada y que sólo sirven para pintar, si acaso, a los protagonistas. El autor, originario de Carolina del Norte, de repente deja ver su lado redneck medio racista y eso también llega a ser chocante. Los protagonistas en momentos ya no son personas sino unos entes grises sin chiste desabridos que son muy buenos pero tan buenos que hay un episodio donde dos protagonistas están huyendo en por el campo y son hospedados por un granjero y la hija del granjero les tira el perro, pero estos héroes, que además de todo son adolescentes, no le tiran la onda ni nada, son muy correctos y buenos y falsos. Pero no todo es malo, el final es interesante y algunas secuencias de acción son emocionantes. Tuve una experiencia un tanto mala con el libro pero no creo que sea tan malo, solo se que me molestó tanto que decidí buscar novelas más serias y dejar de lado este tipo de fantasía por un buen rato.

OTROS QUE EMPECÉ PERO NO TERMINÉ:

Los Demonios de Dostoyevski, Hyperion de Dan Simons, La Cuestión Vital de Nick Lane, Historia de la decadencia y caída del imperio romano de Gibbons, Meridiano de Sangre de Comac McCarty, El Emperador de todos los males: una biografía del cáncer de Siddartha Mukherjee.

EN CONCLUSIÓN: Leí muchas novelas de ciencia ficción y fantasía, no me arrepiento de nada, las disfruté y aprendí varias cosas con ellas. Sin embargo llegué a un punto de saturación y necesidad de leer algo más complejo, que tuviera mayor profundidad o una búsqueda más literaria que solo el entretenimiento, salirme un poco del esquema del héroe campbelliano. Por eso el año finalicé leyendo 2666 y lo terminé hace poco. Así que cuenten, que tal fue su año en lecturas?

Libros Leídos en 2020 (parte 1)

Etiquetas

, ,

2020 acabó hace un mes y unos días, no es necesario ser redundante en lo dispar del año y las situaciones extrañas del arraigo domiciliario. Una cualidad que tuvo el año fue que permitió leer de a madres, como tengo pésima memoria y como no quiero depender de goodreads haré aquí un recuento de los libros leídos (y terminados porque empecé otro tanto más pero algunos no pasaron de la mitad). Trataré de ser breve con una descripción y reseña, quizá algún spoiler, quizá no.

  1. Dune – Frank Hebert: Le entré porque me di cuenta que en realidad había leído muy pocos autores de ciencia ficción en mi vida y quería adentrarme en el mundo del sci-fi. También porque se viene una película dirigida por Denis Villeneuve que se ve como Star Wars para darks. La trama es harto conocida, en un futuro distante (año diez mil aproximadamente) la galaxia vive en un imperio, la humanidad vive en una especie de feudos planetarios y la mercancía más valiosa del universo es la especie Melange que sólo se puede obtener de su planeta de origen Arrakis, mejor conocido como Dune. A la par a un duque del planeta Caladan le dicen que le regalan el control de Arrakis a cambio de echar a patadas a otra familia noble, los Harkonnen, del control de Dune, a la par el hijo del duque, Paul Atreides, fue entrenado para ser una computadora humana y en las tradiciones y formas de las Bene Gesserit, una secta de mujeres psíquicas que saben ju-jitsu. La novela me agradó mucho por los incontables temas, entiendo que conectó rápidamente con la nueva espiritualidad hippie, porque dentro de sus páginas se cuelan temas como la interdependencia en las formas de vida, la ilusión de nuestra percepción del tiempo y el espacio, y también porque usa el camino del héroe campbelliano de una manera un tanto cínica, el héroe Paul Atreides constantemente es consiente de su papel y constantemente se cuestiona si debe seguir ese camino que otros han planeado para él. A parte de los temas profundos se disfruta mucho como novela de aventuras y batallas.
  2. Leviatán – Paul Auster: De Paul Auster previamente había leído la trilogía de New York y Diario de Invierno, me enganché con su estilo, con sus frases cortas y simples para luego dar saltos a temas complejos o usar ese truco literario de ir fundiendo la trama con la cotidianidad de la vida. En esta novela seguimos la vida de un escritor Peter Aaron y su amigo escritor Benjamin Sachs, la novela comienza cuando Benjamin Sachs es hallado muerto en un auto en la carretera y Peter Aaron se suelta a contarnos su relación con Sachs. Paul Auster usa el formato de novela negra para adentrarse en una búsqueda de la verdad literaria, mientras su personaje Peter Aaron narra su vida el relato parece constantemente preguntarnos ¿Qué verdad esconden los libros? ¿qué secretos nos revelan de nosotros mismos como personas y como sociedad? Paul Auster toma su vida personal como referencia para escribir la vida de Peter Aaron y utiliza la relación con Benjamin Sachs y las ideas de éste para narrar la decadencia del pensamiento gringo de los setenta a los ochenta. Me agradó bastante por lo sencillo del estilo de Auster y la manera de traer temas complejos dentro de su narración
  3. Retorno a las Estrellas – Stanislaw Lem: De Stanislaw Lem siempre había querido leer una novela completa, sólo había leído fragmentos y había visto las películas de Solaris. Podría resumir la novela como una novela de la soledad cósmica de la humanidad. Hal Bregg regresa a la Tierra luego de cien años de ausencia dentro de la nave Prometeo, debido a la paradoja del viaje espacial a la velocidad de la luz, para Hal sólo han pasado unos años mientras que para el resto de la humanidad han pasado cien. Al llegar tiene un choque cultural enorme, la humanidad ha perdido el interés en viajar al espacio, lo consideran una tarea sin sentido ya que una posible comunicación con otra civilización con ene años luz de distancia se tornaría en un absurdo que no aportaría nada. Hal en vez de ser recibido como héroe es recibido como bicho raro ya que gracias a un avance científico se ha logrado suprimir mucho del impulso violento de la humanidad a través de una suerte de semicastración química llamada bertrización, haciendo a las personas seres tranquilos con vidas más sencillas, y Hal, siendo muy machote, no puede adaptarse a esta nueva forma de ver la vida, su soledad es un reflejo de la soledad en la que la humanidad se encuentra en el cosmos. Una novela muy interesante, que presenta varias preguntas acerca del destino de nuestra especie, tal como cualquier buena novela de ciencia ficción.
  4. Historia de los Estados Unidos – Issac Asimov: En realidad son tres libros que leí pero los voy a englobar en uno solo (La Formación de América, El Nacimiento de los Estados Unidos y Los Estados Unidos desde 1816 hasta el fin de la Guerra Civil). Los libros de historia de Asimov me gustan porque son amenos y sencillos, van relatando los sucesos interesantes o los que el escritor cree interesantes en relatos cortos. Sin embargo a veces pecan de ser muy sencillos y en el caso de la historia de Estados Unidos, Asimov no deja de ser un porrista, un aficionado que vitorea cualquier hecho logrado por los peregrinos, o por los colonos o por los gobiernos gringos y sus medidas militares. Carece de cualquier crítica y sirve nada más como para darse una guía o referencia de ciertos sucesos en su ámbito histórico. Me resultó un tanto chocante en algunas partes pero se leen rápido.
  5. Nadie me Verá Llorar – Cristina Rivera Garza: Aquí seguimos la vida de Matilda, una interna del manicomio La Castañeda, de quién el no menos loco Joaquín Buitrago queda prendado (¿enamorado?) y le ayuda a salir del manicomio. La novela nos va narrando la vida de ambos en el México porfirista de inicios del siglo XX. Con momentos que van de la colecta de vainilla en Papantla a las huelgas de Cananea y la vida de los burdeles porfiristas, llenos de glamour y con burlas a la novela Santa de Federico Gamboa. La novela va de la locura y de lo que nos va desmoronando la razón con el tiempo. En algún momento la novela pasa de largo hablar de la revolución, como una manera de la escritora de decir “a la mierda toda esa camada de escritores”. Es una novela diferente que te deja con la mirada desencajada, como si al compartir la visión de Matilda de pronto ya no pudieras entender el mundo como creías.
  6. La Roja Insignia del Valor – Stephen Crane: La lectura de la historia gringa me motivó a buscar novelas de la guerra civil y llegué a la más clásica novela de la guerra civil gringa. La novela va del joven Henry Fleming, quién engatusado por el deber patriótico decide unirse al ejército de la unión, aún desoyendo el consejo de su madre. En el relato pasamos del entusiasmo juvenil e ingenuo de Henry al desencanto y terror de lo que es la guerra, de repente el enemigo se desaparece y solo se ve a un grupo de personas disparando y chingos de humo, nadie sabe cuanto tiempo más deben estar y el mando se vuelve confuso, en medio de esos momentos de caos Henry recuerda un momento en que fue cobarde y huyó en una carga y con ganas de autoaniquilarse se vuelve un soldado temerario. Hacia el final Henry reflexiona acerca de la realidad de la guerra, de como un montón de chavos como él van a matarse sin tener muy claro el porqué, la patria y la libertad y todos los motivos se vuelven confusos como esa niebla de pólvora. Se lee rápido aunque no fue una novela que me haya encantado.
  7. Sapiens: Una Breve Historia de la Humanidad – Yuval Noah Harari: Me habían recomendado este libro como el gran tratado de la humanidad, no es para tanto pero tiene puntos de vista interesantes acerca de la historia de la humanidad. Creo que la tesis de la primera parte es una vuelta al viejo “estábamos mejor en el jardín del Edén”. Luego habla acerca de los tres grandes elementos que han unificado a la especie humana: el dinero, el imperio y la religión. Aquí coincido con el autor. Al final del libro habla acerca del futuro que nos depara como especie, acerca de como manejaremos la muerte de las enfermedades y las posibilidades de hacernos cyborgs. Fue una lectura interesante, difiere mucho de los libros convencionales de breves historias.
  8. Los Desposeídos – Usula K LeGuin: Otro clásico de la ciencia ficción. Ursula K LeGuin nos narra la vida de Shevek, un físico del plante Anarres que es invitado al planeta Urras para que hable de sus descubrimientos en la física del tiempo (entre sus teorías sale para crear el famoso Ansible). El detalle es que Anarres es una luna de Urras, en dicho satélite radicaron un grupo de disidentes guiados por la líder Odo hace unos 200 años antes de la narración de Shevek. En Anarres se vive en un anarquismo socialista o anarcosindicalismo, no hay forma de gobierno central, ni concepto de propiedad privada y las nociones de individualismo son censuradas. La historia es contada desde dos polos de la vida de Shevek, uno cuando emprende su viaje a Urras y el otro que comienza con la vida del físico desde su naciemiento hasta que empieza su viaje. La novela es hermosa por como nos narra la utopía de Anarres, con sus fallas y carencias nos muestra la posibilidad de otro mundo, lejos de los valores del dinero y la acumulación de riquezas, otro mundo no perfecto pero si sostenible. La parte de Urras contiene una crítica al capitalismo y el militarismo de la guerra fría, la escritora utiliza la visión de Shevek para mostrar los absurdos y poner en entredicho los valores de la sociedad consumista. Es una novela que disfrute bastante, me conmovió su misión social y me recordó que no toda visión del futuro se debe enfocar en la tecnología.
  9. La Garra de Ragnar – William King: Hay veces que uno es atraído hacia obras cuyo objetivo es impresionar por lo exagerado aún sabiendo su casi nulo contenido literario. Este es el caso de mi acercamiento al universo de Warhammer 40k. Me llamó la atención el arte gráfico del jueguito de guerra, con marines del espacio enfrentado vida alienígena monstruosa y orcos y demonios y esto me llevó a descubrir las novelas escritas para el juego. La novela que elegí narra una de las aventuras de Ragnar, un marine espacial de una división de marines que viven en un planeta como de vikingos. Aquí son visitados por unos miembros de la Inquisición que buscan un amuleto que fue divido en tres partes para acabar con una epidemia del planeta origen del inquisidor. En su aventura por armar el talismán se enfrentan a orkos del espacio y a otros alien, una vez que juntan el amuleto se dan cuenta que era una trampa para liberar a uno de los hijos de Nurgle, el demonio de las enfermedades y plagas. Al final logran volverlo a encerrar pero a costa de perder muchos amigos. Fin. Narrativamente es una basura pero entretiene, no hay reparo en descripciones sangrientas. Me gusta la sensación de horror cósmico latente en toda la novela, esa noción de encontrarnos rodeados de amenazas en un universo hostil.
  10. Harry Potter y las Reliquías de la Muerte – J K Rowling: Como relaté en otro post, a mí me tocó la harrypotter manía cuando tenía quince años, pero sólo había cuatro libros, el quinto lo compré en cuanto salió en español y lo leí con ahínco aunque no me agradó tanto. Ya después deje de estar al pendiente de los lanzamientos y sólo después de años leí el sexto volumen que a mi parecer tiene una mejora y apenas el año pasado me decidí a leer el final la saga. Fue una lectura que hice en conjunto con mi esposa, una fan de Harry Potter. Ambos hemos visto las dos películas que corresponden al libro unas cuatro veces, pero nunca habíamos leído el libro. Así que en conjunto, un capítulo ella otro capítulo yo, leímos la novela del mago adolescente. Creo que así como el sexto fue una mejora este séptimo volumen también lo fue. Es un relato emocionante que no se complica demasiado, da lo que esperamos como lectores y completa el ciclo del héroe campbelliano. La disfruté y me recordó porqué me había enganchado en la saga de los maguitos de Hogwarts.
  11. Breve Historia de la China Milenaria – Gregorio Duval: Me dio curiosidad aprender de la historia de China y sus dinastías y di con este libro. La serie de libros “Breve historia de…” son excelentes para adentrarse en diferentes partes de la historia. El presente libro va desde el inicio de los asentamientos humanos en lo que sería China hasta la llegada de los mongoles en el siglo XIV. Creo que lo mejor que me dejó este libro fue seguir buscando y llegué al manga Kingdom, que es una narración ficticia de la instauración del primer emperador Shi-Huang-ti.
  12. Pasado Negro – Rubem Fonseca: Como buen oportunista aproveché la nota de la muerte de Rubem Fonseca para leer alguno de sus libros, lo ubicaba porque es mencionado (no como autor pero sí mencionado) en La Literatura Nazi en América Latina. Elegí este título por el nombre aunque luego me enteré que este nombre es la primera traducción a Bufo & Spallanzani, luego corrigieron la traducción y la dejaron con el título original Bufo & Spallanzani. La novela va de Gustavo Flavio que aparece como principal sospechoso del asesinato de Delfina Delmare. Similar a lo que hace Auster y Bolaño, Fonseca utiliza la novela negra para hablar de literatura, aunque en Fonseca es más cargado a ser una novela policial. Gustavo Flavio es un escritor famoso que antes fue agente de seguros. Las investigaciones policiales van varias veces a toparse con Flavio que sabiéndose inocente no logra quitárselos de encima. No les voy a arruinar los giros de la novela. Me agradó como novela policial con destellos de hablar de arte y literatura, aunque tiene ese aire un tanto rancio que relaciona la palabra arte a lo que los aristócratas blancos del siglo XIX consideraban arte.
  13. El Arte de la Intrusión – Kevin D. Mitnick: Kevin D. Mitnick es un ex-hacker condenado por colarse en varias agencias de gobierno, previamente había escrito “El Arte del Engaño”, con el éxito del primero se puso a compilar relatos de conocidos y salió el presente volumen. Son historias reales de hackers que se colaron (a veces sin ser pillados) en redes de compañías y gobiernos. Algunas veces Kevin se pone un poco técnico, lo cual no es ningún problema para mí pero para personas que no sepan que es un DNS o un proxy se pueden atorar en la lectura. Me gustó mucho porque son historias emocionantes y al final viene un listado de posibles mejoras en los sistemas de seguridad que se pueden implementar para evitar intrusiones, aunque claro, el libro fue editado en 2004, así que no está de más una actualizada.
  14. Legends the Middle Ages – Hélène A. Guerber: Este libro es un tanto pesado y sirve más como libro de consulta. Está divido en capítulos donde se enfocan en un mito en particular, un capítulo para Beowulf, otro para Orlando el Furioso, otro para los Nibelungos. Las narraciones llegan a ser cansadas porque son referenciales pero se encuentra lleno de citas y referencias. Ideal si gustan adentrarse en las referencias literarias de los mitos medievales.

3 Festivales del 2019

Etiquetas

, , , , ,

¿Por qué del 2019? ¿Por qué festivales? porque en el 2020 gracias a la pandemia no hubo oferta musical internacional en la CDMX, y festivales porque de unos tres años a la fecha ya sólo he asistido a esos eventos musicales, antes asistía a varios eventos de bandas locales pero dejé de ir porque me lastimé la rodilla de la juventud.

Festival NRMAL 2019: El festival NRMAL (yo le digo normal, pero si quieren ser fieles a la escritura y pronunciarlo así, adelante) se celebra anualmente en el mes de marzo (a veces finales de febrero, fechas idóneas para que las bandas internacionales hagan calentamiento antes de lanzarse a giras mundialesperoquesoloincluyeneuropayestadosunidos durante el verano) en la CDMX, desde el 2015 adoptaron como sede un deportivo dentro de las instalaciones de un campo de entrenamiento militar. Musicalmente el NRMAL busca traer a bandas consagradas en la experimentación o en uno de estos subgéneros: noise, lo-fi, post-rock, shoegaze, neo-psicodelia, y muchos más que se me escapan. En el 2019 asistí junto con mi esposa y un amigo, como buenos aficionados a los festivales al aire libre decidimos que antes debíamos consumir un poco de LSD, lamentablemente el surtidor de LSD nos vendió unas muestras de dudosa calidad y casi nulo efecto. Entramos en el deportivo, que se encuentra en la parte poniente de la ciudad, en la loma de una serie de cerros que conectan el bosque de Chapultepec con la salida a Toluca, pasamos el retén militar de la entrada y nos dispusimos a disfrutar del clima y de las bandas, el cartel del año traía cuando menos a tres bandas de renombre: los noventeros Spiritualiazed, con un show lleno de luces y musicalmente potente, a la noventera Mazy Star y sus hits tristones llenos de country y a una reversión de Prodigy que se conoce como Death Grips. Como sorpresa estaba Beak> y su sonido experimental que recuerda a pasajes del A Saucerful Secrets con algo hip-hop instrumental. La cosa fue que el chasco del LSD nos dejó un poco agüitados y a pesar de la calidad de las bandas esperábamos andar igual que el 90% de los asistentes, porque han de saber que ha pesar de estar en zona militar el NRMAL es uno de los festivales donde más puesto anda el público. A mí me gustó mucho Spiritualiazed que tocaron hits de su disco Ladys and Gentlemen We Are Floating in Space, también conecté con la vibra intimista de Mazzy Star, se enfocaron en tocar mucho material de su disco So Tonight That I Might See. Al final caminamos un rato hasta poder pedir un taxi a nuestra lejana residencia en el sur.

Festival Wild O Fest 2019: Este festival fue una sorpresa, porque nadie esperaba un cartelón como el que trajeron y porque creo que fue la primera edición del festival. Entre un montón de bandas locales de la escena surf-garage mexicana agregaron a The Fuzztones, The Mummies (por primera vez en México), King Khan and the BBQ Show y The Gories. Esta vez también fui acompañado por mi esposa y por un par de amigos que también son pareja. Esta vez el surtidor de LSD se reivindicó y nos dio unas muestras de excelente calidad. El festival fue un primero de junio que es un mes muy lluvioso en la ciudad, por lo que el festival ocurrió en un área techada junto al Palacio de los Deportes de la CDMX, ubicado al oriente de la ciudad. Llegamos cuando la mayor parte de las bandas locales ya habían pasado (entre ellas las bandas de uno que otro conocido) y al entrar decidimos ingerir el suplemento lisérgico, la primera banda que vimos fueron los Gories, que estuvieron másomenos, de repente la ecualización se iba con los agudos y no dejaba disfrutar de la guitarra ruidosa de Mick Collins, su estilo medio bluesado estaba perrón pero las hordas de chavitos medio punks como que no aguantaban y empezaban a ignorar a la banda. Posteriormente siguió una banda de puertorriqueños que en sus propias palabras son “menudo en esteroides”, honestos en su declaración pero su música estaba muy guanga para lo que se venía a continuación, aprovechamos que la mayor parte del público se fue a empedar en lo que tocaban los boricuas y nos fuimos hasta en frente del lugar, en la reja que separa el público del escenario. Para este momento el ácido ya se encontraba surfeando en nuestro torrente sanguíneo y la visión en technicolor se había activado, primero fueron los King Khan & the BBQ Show, nunca había visto que dos tipos gordos hicieran tanto desmadre punk-sexual-rocanrolero como ese par, la horda troglodita reventó ante tal despliegue de actitud, las personas volaban y llovían culeros del lado de la reja que es el escenario, había una rueda de slam cada 10 metros, fue un show emocionante y lleno de vitalidad. Siguieron los Fuzztones a quienes ya había visto unas tres veces en otros shows, en esta ocasión venían como que más agigantados y brillosos, sus guitarras y bajo parecían mustangs clásicos, Rudi Protrudi es un frontman cabrón, como si fuera una antena que canaliza las fuerzas y desmadres de quienes lo escuchan y lo regresa amplifcado, su garage psicodélico nos elevó a un éxtasis rocanrolero. Cerrarían el festival The Mummies, quienes antes de tocar fueron al escenario sin disfraces y para mi sorpresa se trataba de unos señores ya canosos, delgados, de rasgos asiáticos, que parecían unos viejitos muy tranquilos. Una vez que se pusieron el disfraz la transformación de comportamiento fue de no creerse, la música de los Mummies es potente es una energía desmadrosa caótica lúdica destructiva como pocas veces he experimentado, sobre todo por el contraste inicial, su rock medio punk medio garage medio agogó es bestial, el público que se había relajado un poquito con los fuzztones le entró de nuevo a la batalla campal, la audiencia parecía una horda de salvajes tratando de derribar la reja defendida por el personal de seguridad, hubo risas y más voladores de papantla que se aventaban al mar de gente, desafortunadamente uno de esos weyes nos cayó encima y lastimó un poco el brazo de mi esposa. Pero en ese momento ella no fue consiente del dolor sino hasta el otro día. En definitiva uno de los mejores festivales de música a los que he asistido, tanto por las bandas como por la experiencia.

Festival Hipnosis 2019: Este festival es relativamente reciente, data del 2017, su primera edición fue en la misma sede que el festival NRMAL pero decidieron que no querían repetir sede así que lo movieron a Huixquilucan, un municipio del Estado de México, en lo que en otras épocas del año son unas caballerizas. La fecha que eligieron para el festival fue en Noviembre (que es cuando muchas bandas internacionales deciden cerrar el año de giras) pero el clima de Huixquilucan en diciembre es húmedo, lluvioso y frío como la puta madre. Con todo y las advertencias fuimos lo más preparados que se nos ocurrió a mi esposa y a mí. Para llegar pagamos a los organizadores una cantidad extra para poder usar unos camiones que te llevaban de un punto en la ciudad al festival, por el tráfico de la ciudad y de la carretera hicimos casi las dos horas de camino, al llegar ya estábamos un poco fastidiados. Dentro del festival estaban varios amigos y conocidos aunque esta vez no estuvimos todo el tiempo con un grupo de amigos sino que fuimos saludando conforme los íbamos encontrando (una sorpresa fue encontrarme con mi ex-gerente). El cartel originalmente tenía a Electric Wizard que con su doom satanista de terror hubiera quedado chido para el clima de Huixquilucan, pero se mamonearon y al final cancelaron (¡que mal!) pero trajeron a Fu Manchu en su lugar (¡que bien!) pero Fu Manchu iba a tocar hasta la madrugada casi (¡que mal!) pero también estaban Stereolab y the Lennon Claypool Delirium (¡que bien!) pero había pronóstico de lluvia toda la tarde (¿ya puedo disfrutar el festival?). Esta vez no teníamos LSD y en su lugar unos amigos nos ofrecieron unas gomitas canábicas con un efecto regular de tiempo medio, cuando llegamos estaba Kikagaku Mojo que son unos tíos que tocan una onda entre rock-freejazz-psicodélico. Luego comenzó la lluvia y el pasto se transformó en lodo, donde apenas podías caminar, con la lluvia se fue acercando la noche y el frío arreció, la gente hacía filas en el stand de chocolate como si fueran refugiados. En este festival no la pasamos tan bien debido al frío, supongo que las bandas que vienen de climas más cercanos al polo norte tienen más aguante a sentirse congelados, pero en México no. Cuando tocaron Sean Lennon y Les Claypool estábamos tratando de secar nuestros abrigos en una fogata, y luego cuando llegó Stereolab nos acercamos al escenario un tanto cansados, al final tocó Fu Manchu y fue lo mejor de la noche. Durante unos 15 años he sido fan de la banda y ha sido una de las mayores influencias musicales en las bandas que he tocado, fue un momento muy chingón verlos después de tantos años de escucharles. A pesar del frío, la hora y del lodo los Fu Manchu desquitaron y rifaron con sus clásicos y nuevos temas. Mis favoritas de la noche fueron Evil Eye, Pigeon Toe, Squash that Fly, Moongose, King of The Road y Saturn III. Ojalá vuelvan en un festival más cálido.

Ahora, quizá usted amable lector se preguntará ¿por qué decide contarme de festivales de hace dos años este wey? Pues porque el año pasado estuvo muy acá con malvibres de desempleo, salud y más etcéteras que me di cuenta cuanto necesito de la música en vivo para ir sorteando los pedos de la vida.

Solo tengo imagen de Fu Manchu porque en los otros festivales casi ni tomé fotos y se quedaron en otro celular.

Pasto Verde, una relectura.

Etiquetas

, , , ,

Una segunda edición de editorial diógenes

Hace diez años por fin pude conseguir una copia en físico de Pasto Verde, la única novela de Parménides García Saldaña, Un poco de contexto: para quienes no sepan, Parménides fue, junto con José Agustín, un escritor de lo que fue llamado literatura de La Onda, en los años sesenta en México este par de escritores hicieron su propia re-versión de la literatura beatnik (On The Road, Howl, Naked Lunch, etc, etc) y lo aderezaron con sus propias pachequeces y con giros propios del español chilango de mitad del siglo, hay un chingo de albures, rompimientos de la secuencia y hablarle directo al lector, neologismos, spanglish y rockandroll y drogas. Parménides fue un escritor que llevó este estilo que pretendía hacerle pito a la literatura formal, entre tantas anécdotas está aquella en que Parménides quiso madrearse a Carlos Fuentes. Este modo de no solo escribir sino vivir conforme a su escritura, entender la contracultura como un compromiso (o falta de compromiso con todo lo establecido), llevó a Parménides a volverse un radical, un ente ahislado, murió en pobreza a la edad de 38 años por una neumonía que nunca se atendió. Prefirió quedarse en esa pobreza antes que “venderse”. Entonces su novela fue olvidada y salvo unas ediciones en los años sesenta no hubo reediciones en los años venideros, era un libro de culto, cuya búsqueda te llevaba a preguntar en toda librería de usado que vieras y luego en internet.

En el 2011 la editorial Jus consiguió los derechos de la novela y la reeditó. La posibilidad de conseguirlo y leerlo en la comodidad de un libro físico significaron el fin de una época. Yo asistí a la presentación del libro, junto con otros cinco paletos y el hermano de Parménides, al final nos quedamos bebiendo hablando pestes de José Agustín y del rock “moderno”. En ese entonces leí la novela en chinga, rápido y me gustó, cumplió con mi expectativa. Hace dos días decidí releerla para ver que tanto podía volver a sacarle.

La experiencia fue diferente, el libro se lee en chinga porque Parménides escribe en un continuo free-stream-consciousness (un estilo que tendría auge con la llegada de foros y blogs en internet). Sin pausas con saltos de un sueño a una escena con personajes a un poema a una canción a un texto en spanglish. El libro va de Epicuro, trasunto de Parménides García Saldaña, y sus aventuras con su pandilla de rodantes (entre los únicos que ubico se encuentra el propio José Agustín bajo el nombre Pepcoke Gin) y de sus intentos de reencontrar con el amor perdido de sus antiguas novias talkin ‘bout the byrds and the bees n’ the flowers n’ the trees if you know what I mean. Su humor es ácido y busca corroer todos los valores de la sociedad en la que vive, la colonia medianía, el país transalandia, la fresez de la época, los intentos tibios de revolución, los propios amigos en su gandallez, las exnovias culeras; y usando al rock como una fuente de aliviane, de iluminación, de brújula para orientar los valores (o antivalores) a los que Parménides (aunque más que Parménides se portaba más como Diógenes o como el Buscón de Quevedo ) se cuadraba. La parte floja (yo diría aburrida) es la repetición del ruego y delirio de soledad de Epic, páginas enteras que pueden ser copia de otras páginas donde se repite en una cantaleta “ámame, por qué no me amas, estoy solo, estoy muy solo” y la lectura se vuelve pesada. En ese sentido si prefieren algo más convencional les recomiendo mejor su libro de relatos “El Rey Criollo”.

Aún así tiene párrafos y páginas que son hilarantes, que fluyen con habilidad, como los siguientes:

“en mi departamento de ideas comúnmente por el vulgo llamado u nombrado excusado water club o close o lo que sea mientras que preparo un Mágico conecto mi muñeca La Gitana y mientras que en el canal coloco el tabaco especial con que hago mis cigarros releo mis letreros preferidos Fuck you Kiss my ass chinga tu puta madre I fucked suani I fucked saint annie yo soy puto suck my dick mi padre es lesbiano y todas las noches le pico el ano y mi madre es homosexual un bigote natural yo soy un cabrón hijo de puta bastard shit suck my peter guadalupe me mamó la verga i fucked your mother I fucked your father maría es putísima I’m a mother-fucker”

“Estoy en el café de mi querida Escuela Nacional de Economía de mi querida alma mater Ciudad Universitaria SSS (Secreta Sociedad de Squares) estoy casi a un spot de desertar de mis ideas rojas stalinistas, estoy a punto de tirar la biografía de Stalin a la basura, los gabachos fueron vencidos por el pueblo cubano, hay relajo en la FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y LEYES, DIZQUEMARISTASLENINISTAS VS MURISTASY PANISTAS Y MIERDISTAS Y FATALISTAS Y CONVENCIONISTAS, IZQUIERDISTAS VS REACCIONARIOS pero a fin de cuentas ¿TIBIOS VS TIBIOS? ¿Delirantes VS Delirantes? VIVIDORES VS VIVIDORES POLITIQUIANOS VS POLITIQUIANOS Chambeadores VS Chambeadores, a los troskistas se les acusa de ¡Vendidos al Imperialismo! ¡VENDIDOS AL IMPERIALISMO! ¡Mueran troscos mueran troscos!”

“¡Los estoy viendo a ustedes bastardos ustedes los dignos representantes de las instituciones! ustedes los dueños de las joyas y los edificios ustedes los señores directores de las oficinas públicas ustedes césares albañiles del odio dueños de las vidas ajenas | lo bueno es que yo nunca me he creído un perro faldero lo bueno es que yo nunca he seguido modelos yo me he instruido he leído libros extranjeros ajenos a su idiosincrasia o idioagracia pero no se espanten chaparroburgueses yo sólo sé leer en inglés y todo lo que estoy diciendo lo leí en las obras de Shakespeare y también en la vida del Buscón de Quevedo yo más que mexicano debo ser un charro francés y desde entonces ando en el camino regalando Howl un poema de Allen Ginsberg!”

“¡Hola Continentosilla tú siempre igual de buena y sabrosa sigues por esta vida ladilla y yo ya ves aquí aspirando a ser tu amante más enajenado cuando estás con ese baboso que se cree black shadow pero de anyway ese cuerpo dorado yo lo puedo hacer vibrar pues para cosas de sexo que sé algunos excesos como morder suavemente los pezones y luego esas regiones transparentes que alocan a los hijos del aire o sea la gente que habita en este lugar del Valle pero como para mí Lisi eres una princesita prefiero darte un beso de trompita y una acariciadita en esa carita!

En conclusión, se trata de una novela diferente, casi única en su especie, con un estilo que busca romper con todo, pero no lo logra del todo, algunas partes ya se sienten viejas y deja ver cierta inocencia del propio Parménides (propia del calor de su edad y época), se deja ver un tipo con destellos pero al ser fiel a su estilo dejó fuera la oportunidad de haber escrito una novela con mayor repercusión.

Libros que me marcaron

Etiquetas

, , , , ,

Más que un listado me gustaría hacer un recuento del cómo cuándo y porqué me fui adentrando en el mundo de la escritura y lectura. Porque han de saber que mis pretensiones son escribir una novela…algún día (en construcción desde 2017).

Niñez: En la etapa más tierna de la niñez, los 5 años, mi mamá dedicó sus esfuerzos y tiempo a enseñarme a leer, era buena maestra, me dijo que todo empezó porque yo no paraba de preguntarle que decían los textos de las tiras cómicas de los periódicos (soy así de viejo). Mi mamá tenía un método con tarjetas donde me enseñaba el sonido de diferentes sonidos de combinaciones de letras, una vez adquirido el poder de la lectura fue creciendo en mí la voz que va narrando en modo paralelo (paralelos) el relato de mi vida (muy odioso por cierto). Un efecto negativo de dicho adelanto fue que me aburría un chingo en los primeros dos años de la escuela primaria, lo que me hizo desarrollar un carácter pedante y antisocial. Las lecturas de esos primeros años eran cuentos, tenía un volumen de antología de cuentos clásicos que se le cuentan los niños (que en realidad la mayoría fueron escritos sin ser pensados originalmente para niñxs, así que llegaban versiones mutiladas o edulcoradas, caso concreto los de las mil y una noches o el de caperucita roja). Otros cuentos que me leí muchas veces eran de una antología de relatos acerca de animales, bueno, más que cuentos eran pequeñas semblanzas de escenas pintorescas de la naturaleza acompañados de unas ilustraciones de animales salvajes pero algo caricaturizados. Posteriormente el gusto por la naturaleza me llevó a coleccionar la serie de revistas de Dinosaurios de la editorial Planeta de Agostini, Fue un gran descubrimiento, de repente entendía de Biología, Paleontología, Geología. Y entonces, me puse a leer las enciclopedias de Brugera para Jóvenes que mi mamá me había comprado desde que nací, igual ya eran viejas porque hablaban de países que en ese entonces estaban desapareciendo como Checoslovaquia o Alemania Oriental. Cuando llegué a los 8 años pasó que mi tía tenía una colección de Calvin & Hobbes, y mi sentido del humor cambió (bueno habría que agregar el consumo de Los Simpsons) fue un gran cómic que con el tiempo me llevó a buscar información de la que no sabía nada (hay menciones a Kafka, Thoreau, al punk, al cyberpunk, al new wave, al comunismo, etc.), muchos chistes no los entendía pero los que sí me daban mucha risa aunque luego al intentar contarlos a los de mi salón sólo me veían raro y me albureaban. Luego ya hacía los diez años me entró una pasión por la mitología griega (vía una compilación de la editorial Selector llamada Mitología Griega para niños) y las civilizaciones de la antigüedad mediterránea/europea/asiática. En casa de mi abuela tenían una enciclopedia Salvat de tomos azules y me quedaba tardes leyendo de la historia de Grecia y Roma y me cagaba cuando todo se acababa por la llegada de la edad media (de hecho el tema de la edad media me cagaba porque cual postura copiada de viejo ilustrado recalcitrante consideraba la edad media como un retroceso para la humanidad). Por esa edad mi mamá intentó un nuevo acercamiento a los libros con la intención de enganchar a mi hermano también en la lectura vía dos libros: El Jardín Secreto y El Principito, del primero me acuerdo algo, estaba entretenida la novela, del segundo me acuerdo un poco menos porque de repente algunos puntos se me hacían un sinsentido o de plano me aburrían y a mi hermano igual le aburrían (mi hermano aunque se ha reivindicado en los últimos años no se ha caracterizado por ser un ávido lector). En conjunto con las civilizaciones antiguas también comencé a leerme la colección de AñoCero y Más Allá de un tío, así que de repente sabía de avistamientos de OVNIS en Cantabria aunque no tenía ni puta idea de donde quedaba Cantabria. Dichas revistas incitaron mi creencia en la teoría de que los Alienígenas habían llegado en la antigüedad, teorías que hoy me parecen muy pendejas por cierto, pero en aquel entonces juntar los ovnis con los dioses egipcios o con el mismo dios hebreo me parecía lo más innovador. Un último interés agregado serían los deportes, nunca fui bueno en ninguno, pero me gustaba una enciclopedia ilustrada de editorial Larousse, donde aprendí que era el Jai-Alai, que eran las 24 horas de Le Mans, el torneo Roland Garros, el rally París – Dakkar y los orígenes del futbol. Y con el futbol hubo un libro que reunía las estadísticas y una narración de cada copa del mundo, el título era algo así como “Mundiales: Fantasía de fin de siglo” pero perdí ese libro y nunca supe quién lo escribió. Tenía unas narraciones emocionantes, así sin haber vivido casi ninguna copa que describía los relatos de la semifinal Francia-Alemania del mundial España 82 eran de puta madre, o historias de como la decepción mexicana fracasaba en la copa del mundo, cuando le echaron la culpa a una maldición vudú de la selección de Haití o cuando perdían en penales. Luego llegaría la adolescencia.

Adolescencia: Primero dejé de leer acerca de animales y civilizaciones antiguas, porque mi entorno cambió mucho en poco tiempo, mi mamá y papá se separaron, hecho que me dejó devastado varios años, luego ya tenía que usar el metro para ir y regresar a la escuela, ya no iban por mí y en general me di cuenta que mentalmente me estaba encasillando en modo de ser un tanto “inocente” en comparación de los intereses y formas de ser de mis compañeros, me gustaban las morras pero entre mis nervios, el acné y mi carácter antisocial ps poco podía hacer. En esos años me fui iniciando en dos géneros que luego serían motores de búsquedas lectoras: la ciencia ficción (en concreto Asimov y la fundación aunque también Edgar Rice Burroughs y el Viaje al Centro de la Tierra) y la fantasía (me tocó el auge de Harry Potter y de LOTR, lo cual me llevo a tener cierto aprecio por la edad media, leí con ahínco todos los libros de dichas sagas, aunque la del niño mago no estaba completa, en aquel entonces solo llegaba al caliz de fuego). Otro libro que por santurrón empezaba a llamar mi atención era la Biblia aunque siempre me daba hueva el libro y me leí una versión resumida en cómic (Biblia en cómic que tenía ilustraciones parecidas al libro vaquero, héroes mamados y jezabeles pechugonas). No guardo muchos buenos recuerdos de esa época.

Juventud: Arbitrariamente me gusta hacer una división entre cuando iba a la secundaria y cuando empecé a ir a la vocacional (nivel bachillerato pues) porque cambié mucho en esos años en busca de forjarme una personalidad más allá del morro estudioso, dicha búsqueda me llevaría por derroteros y fracasos pero entre tanta loquera me inicié en una de mis pasiones: el rock. Crecí con la influencia de mi papá y el rock sesentero-setentero pero no me había interesado en música que fuera de mi generación, pero todo comenzó a cambiar el día en que decidí comprar la revista La Mosca, fue un descubrimiento muy cabrón, para un morro depresivo de quince años fue como darle aire y vida. La Mosca se caracterizaba por tener una editorial implacable y mordaz con la escena nacional al mismo tiempo que buscaba una imagen alucinante, shockeante (basta recordar sus páginas en colores chillantes y letritas). Dentro de dicha revista disfrutaba mucho las columnas de Eusebio Ruvalcaba, Rogelio Garza, José Agustín y de Armando Vega Gil que en su Diario Íntimo de un Guacarroquer me mostró el camino que había seguido la literatura roquera, su personaje Armiados Güeva-Vil llenaban las páginas de delirantes relatos de sexo-drogas-torpezas y a veces rock, porque sin querer su Diario se convirtió en una narración de como el rock mexicano pasó de los hoyos funquis (pícate el hoyo funqui) al rock en tu idioma, su influencia en mí fue grande, porque me enseñó que podía escribir como se me diera la gana, como me saliera del orto o del pito o de la mente pues, pero en esas lecturas el mismo Armiados reveló de donde había heredado él ese estilo, así fue como llegué a la literatura de la onda (José Agustín y Parménides García Saldaña, pero ya con esos qué más quieres), en la misma revista se hablaban a veces de otros escritores pero mi pendejismo o apatía de buscador me dejaron sólo con los nombres para cuando estos mágicamente se aparecieran ante mí (se hablaba de Bukowski, de Jordi Soler, de Abbie Hoffman, de Hunter S Thompson, de Philip K Dick, de Sallinger, de William S. Burroughs, de Kerouack, de Ginsberg, de Robert Crumb, etc.). En cuanto a Eusebio Ruvalcaba me llevo a tenerle aprecio a esas lecturas donde uno puede ser guarro y dar destellos de cultura, pero como ya dije, me llevaría más años leer a todos esos, en aquel entonces me conformaba con saber sus nombres y hacer como que sabía, obtusamente nunca pasó por mi cabeza ir a la mega biblioteca que habían inagurado a unos 15 minutos de mi casa. La Mosca, la verdad sea dicha, fue más influencia literaria que musical para mí, porque aunque sí me acercó a varias bandas, fue más grande su aporte a la lectura. Por aquel entonces encontré mi primer público lector y mi vocación lectora en mis familiares con quienes mantenía contacto vía e-mail. Muchas veces decían que les gustaba mi estilo y les hacía reír mucho. Luego en la vocacional entré a un proyecto de hacer una revista digital de música y contracultura, donde abusé del plagio (al menos de estilo) a la Mosca, luego tenía un sitio de msn donde narraba mis incursiones en el tianguis del Chopo y mis compañeros de la escuela les gustaba hasta que empecé a meter mis manifiestos Incel(en aquel entonces no existía dicho término pero básicamente eran eso, declaraciones de amor a morras que no me pelaban y luego resentimiento por no pelarme). Otras lecturas que me gustaron mucho y me impresionaron en aquellos años fueron el Silmarilion (tenía largas pláticas con varios compañeros acerca de la caída de Gondolín) 1984 (la escena en la que Winston se refleja en el espejo me dio mucho miedo en su momento) Lovecraft (El Horror de Dunwich y Las Llaves de Plata más que nada). También había otras revistas que leía y coleccionaba: la Quo (y luego ConozcaMás cuando el staff de Quo hizo migración), la R&R (que era el staff de la estación de radio radioactivo) y la Switch (otra publicación roquera). Creo que el motor de cambio a la siguiente etapa, además del cambio de escuela y de algunas amistades, fue que las revistas que coleccionaba me dejaron de gustar y dejaron de tener el espíritu porque las había comenzado a coleccionar.

Adultez temprana: Aquí mi intención de ser escritor la manifestaba más a menudo, aunque siempre de la mano de la música, fue en mi taller de guitarra, donde el profesor nos hacía hacer ensayos de libros y películas, que sentí que eso de plasmar mis ideas y explayarme era algo que me daba vida de una manera que sólo había experimentado al escuchar música. Aquí ya sin tanto hacerle a la mamada me inscribí en la mega biblioteca Vasconcelos y por fin pude leer todos esos libros que tanto andaba mamando que iba a leer, como buen veinteañero me volví un asiduo de las traducciones anagrama y ya no cogía, follaba, ya no iba en camión con 5 baros, ya le daba 5 pavos al tío del bus, ya todo era jodido esto jodido aquello. Empedarme y coger (o intentar coger) y hablar con groserías, on the road of being a basic wey. Una parada más en el camino del estereotipo de morro básico fue la influencia de la película El Lado Oscuro del Corazón (que el maestro de guitarra nos hizo ver, por cierto), nunca me sentí poeta, pero al menos ya no le tenía repulsión a la poesía y hasta me aprendí los poemas de Oliverio Girondo que se mencionan. Me leí además de los anteriormente citados a Hemingway, a Dostoyevski, a Irbagüengoitia, a Juan Villoro, a John Kennedy Toole, a Saramago, a Stanislaw Lem, a Milan Kundera (la insoportable levedad del ser), a Juan Rulfo (afortunadamente la escuela nunca me lo arruinó) a García Márquez (afortunadamente ningún amigo mamador me lo arruinó). Además comencé mi blog de música y pensamientos random, aún tenía mucho tono de incel, aún estaba lleno de resentimiento hacía las mujeres y la vida, pero con un ímpetu vital de querer vivir y experimentar la vida a todo, las perturbadoras altas, las terribles bajas, la gris mediocridad, claro podía ofender algunos recatados con mi arrogante paso y mi olor a almizcle, oh jamás sería el borreguito de los llamados ciudadanos modelos que enrollan sus lenguas y enchinan sus barbas y que deliberan que deberían hacer conmigo. Por otro lado en esta época le entré duro a leer al Stephen King (les digo que soy BasicAsFuck) hasta que me hartó un poco su fórmula. Creo que durante este trip de sentirme el narrador de mi vida fue cuando más veces me empedé en pulquerías y bares con gente desconocida en el centro, lo único que saqué fueron dos que tres anécdotas chistosas y chingos de soledad (de hecho aquí en este blog hay narradas varias). Me ahogaba en soledad y eso me estaba matando el alma. Tuvieron que pasar años relaciones y muchos reseteos mentales gracias a las desgracias, las drogas, y la vida misma para componerme del alejamiento que tenía del mundo. Mención de honor tienen el Club de la Pelea y las siguientes novelas de Palahniuk, que en ese entonces me parecían lo más, mundos llenos de gente que se rebela contra el sistema y un sistema de escritura lleno de estribillos. Por supuesto que también Philip K Dick y sus estados alterados de conciencia influyeron bastante en la primera mitad de la veintena, sus novelas siempre me generan un sentimiento de extrañeza ante la realidad, siendo Ubik de mis novelas favoritas. En esta etapa de la vida era fan de Californication y cuando vi la temporada en que Becca deja de ser roquera y quiere ser escritora pero Hank Moody le dice que es una basura, i really fell that.

Época Contemporánea: Hubo un factor que me desconectó del tren de lectura que traía en el 2010-2011, por más ridículo y absurdo que parezca pero no era consiente de la miopía que me cargaba, bueno sólo de un ojo de ahí que no haya dado cuenta con antelación, pero el día en que me di cuenta sentí horror pensé que las drogas ya me habían arruinado el cerebro y era cuestión de tiempo para que el otro ojo estuviera con miopía también, sin embargo no fue así, una vez que me compré unos lentes volví a leer, era el año 2016 y leí Los Detectives Salvajes de Roberto Bolaño, no hay necesidad de deshacerse en halagos sobre todo cuando ya todo mundo lo ha hecho, sólo diré que se volvió una novela que disfrute bastante, sobre todo en ser consiente de su estilo, de algunos de sus homenajes y juegos. Otro libro que me impresionó mucho en ese año fue Our Band Could Be Your Life, que narra el ascenso y caída del indie rock en Estados Unidos, lleno de humor y en la traducción que leí lleno de macarras, chupas de cuero, follones y capullos, gente echando un polvo y demás modismos de la península. Desgraciadamente el 2016 también fue el año en que nos enteramos que mi mamá tenía un cáncer en fase terminal, ella apenas llegó al 2017 y luego ya no fue más. Creo que en ese entonces como parte de las cosas que remueven las pérdidas fue que decidí tomarme en serio la idea de escribir, así que me inscribí en un curso de escritura creativa en el Claustro de Sor Juana, con el profesor Felipe Soto, fue una buena época, fue como revivir los tiempos de peda solitaria pero acompañado, la pasé mejor, en el claustro aprendí bastante de las técnicas y comencé un texto (que espero terminar este año), una novela autobiográfica con rock, desamor y drogas (como si después de todo pudiera ser de otra forma), también le entré a varios autores que me impactaron como Paul Auster, Michel Houellebecq (Las Partículas Elementales es devastadora), Georges Perec, Juan Carlos Onetti, Fernanda Melchor, Cristina Rivera Garza. El año pasado gracias a la pandemia hice más lecturas que en otros tiempos y me metí de lleno a la fantasía medieval (mucho George RR Martin, Joe Abercrombie, Robert Jordan, Poul Anderson) y mucha Ciencia Ficción (nunca había leído Dune, ni a Ursula K Leguin) algo de novela negra (Pierre Lemaitre y Rubem Fonseca) y muchos libros de historia (así de viejo soy,). Creo que terminaré este escueto recuento aquí

(ojo, luego le hago mucho al sufrido pero en algunas épocas estuve acompañado de amigos y muchas veces mi prioridad era tocar en una banda de rock, eso no lo reflejé del todo para mantener el drama y el estilo)

(ojo, la imagen del texto muestra mi colección de libros anagrama en colores, no he leído todos los que aparecen pero la mayoría sí, lo que viene siendo el faroling)

Así que cuéntenme sus historias con la lectura.

Experiencias de vida(o encuentros cercanos a la muerte)

Etiquetas

, ,

En mis treintaytres años (como Jesús de Veracruz cuando inició su ministerio) he tenido cuando menos tres experiencias en las que soy consiente de haber estado a un pelo de morir, o al menos a mí así me parece, cuanto más las cuento más me parecen que sí me salvé por una pendejada de dejar de existir. Se las contaré aquí a ver si ustedes piensan que sí o que sólo soy un maniático exagerado.

1)Cuando me amenazaron con una pistola: Esto pasó allá por el 2009, tenía yo veintidós años, era un post-adolescente medio metalero con chaquetez emocional y nihilismo fase tres. Sucedió porque vivía en un barrio feo y peligroso, en el poniente de la ciudad de México existe una alcaldía que tiene un pie en lo fresa y el resto en las barrancas más raspas que antes fungían como basureros pero luego esos basureros se transformaron en una especie de miniciuidad de corporativos, condominios y centros comerciales. Bueno entre el pie fresa y la miniciudad de la exclusión hay un chingo de barrancas con barrios pintorescos de calles imposibles y un putero de subidas y callejuelas y callejones donde asaltan. Yo vivía en la casa comunal de la abuela materna con toda mi familia que está en uno de esas subidas/callejón con escaleras. En aquella época solía salir a mediodía a la escuela porque estaba inscrito en el turno vespertino y porque era un huevón sin nada que hacer en las mañanas. Ocurría que ese día en particular un yonki de piedra, de esos que iban al callejón a comprarle al dealer de las mil caras, le quiso agarrar las nalgas a una vecina, y la vecina muy asustada (no es para menos) fue con su marido a decir que un vago la quiso asaltar, el marido, como buen macho de la colonia, poseía un arma (una 38 diría yo) y salió raudo y lleno de rabia a buscar al pinche vago, pero el vicioso probablemente en una reacción del subidón de piedrulces se había pelado. Pero pasaba que yo, el post-adolescente medio metalero con chaquetez emocional y nihilismo fase tres, salía en ese mismo instante a la escuela. El macho ofendido en su persecución había subido corriendo el callejón y había llegado a la entrada del callejón sin topar a nadie, así que estaba esperando en la salida a que saliera el vago, justo cuando estaba saliendo (agrégale que mi apariencia de post-adolescente-etcétera-etcétera era con ropas viejas y rotas), decidió el energúmeno uniformado de marido huevón de barrio (chor y chanclas y sin playera) que yo era él que encajaba con dicho perfil y me miró a los ojos desde la entrada del callejón y en ese momento vi la muerte en sus ojos, como pinches espejos de obsidiana en un mar rojo, y yo sentí que pasaban mis veintidós años enfrente de mí y ni siquiera pude articular un “nomemates” ni nada porque estaba tratando de procesar que pasaba cuando el marido alzó su mano armada y preguntó a su esposa que estaba escondida detrás de él “es este?” y ella me vio y dijo “no no, déjalo ir es un chavo de por aquí” y entonces seguí en mi camino como si nada pasara, pero al llegar a la escuela salí del trance y me puse a fumar del susto. Luego en la noche me enteraría de todo el chisme completo porque al salir de mi casa solo sabía que un ñero me había amenazado con un arma.

2)Cuando choqué un auto: Yo creo que cualquiera que ha estado en un accidente automovilístico la ha visto de cerca, y si no ps qué pendejos, deberían. Pero esta historia además tiene momentos de patetismo e imprudencia que la hacen todavía más memorable. Pasaba que era el año 2013 y yo tenía veintiséis años, novia y un trabajo estable en una empresa pequeña donde un par de jarocho-norteños reclutaban recién egresados para mantener su holgado estilo de vida. Con una que otra hipocresía pero el ambiente de empresa pequeña y camaradería se respiraba, y salió a colación en una plática que yo estaba tomando clases de manejo, y esto, quizá para cierto grupo de personas no tenga ninguna repercusión, pero para el mexicano promedio de clase media es como si dijeras que no sabes escribir o que te cortaron el pito, porque que clase de “hombre” no sabe manejar a sus veintiséis años y sobre todo que clase de “hombre” va a clases de manejo, no, esas son para viejas y para putos, me decían, y me estaban chingue y chingue con eso y yo todo meco y pendejo les hice caso y un día que regresábamos de una misión en santa fé acepté a manejar el carro de regreso y aquí comienza la historia de terror. El auto era un malibú, automático, y pinche carro con tremenda potencia luego luego me puso nervioso, y el ingeniero que estaba mame y mame aguantó porque al ver mi cara de terror también se apanicó pero pasó saliva y pudimos salir ilesos del estacionamiento al tráfico, y en el tráfico de santa fe fui avanzando, con uno que otro jalón y claxonazo pero me empezaba a calmar, hasta que llegamos a la autopista urbana que conecta santa fé con periférico sur, y ahí en la velocidad de la pista con una máquina de seis cilindros yo empezaba a temblar al volante y el pinche volante sensible me hacía caso y el carril en lugar de línea recta parecía un trazo hecho por un niño que está aprendiendo a agarrar el lápiz, y mi sudor aumentaba. Ah no les dije esto ocurrió en junio así que llovía y la noche comenzaba, el ingeniero solo me decía “calmado ingeniero, no se salga del carril” pero su voz ya sonaba con miedo, yo trataba de concentrarme, de pisarle fuerte para salir rápido de este pedote en el que me metí por no saber decir “no” y aguantar las burlas. Salimos de la parte que pasa por las barrancas de tarango y entramos a las águilas y aquí los carriles ya no eran tan rectos y cada recoveco del camino hacía pensar más y más en que esto no iba a terminar bien, me pasé una salida que me hubiera llevado por el camino de arriba, y el ingeniero en un reclamo que más bien parecía suplica decía “era por arriba ingeniero” y yo me puse todavía más pinche nervioso porque no hallaba lugar ni la manera de orillarme y decirle “al chile ya no juego” y entonces seguí avanzando esta vez ya llegando a periférico sur, empezaba a calmarme y sentir que sí podía lograrlo, el entronque con periférico era un puente y luego un bucle para entrar en dirección norte (que es a donde estaba la empresa) pero al subir al puente tuve que aumentar la velocidad y luego entrar al bucle, aquí en mi cabeza comenzó una vocecita decirme “si le pisas a todo puedes salir por el borde y acabar con todo esto de una vez” y por un momento casi le hago caso a la voz, pero me contuve pero ya tenía que entrar al bucle y yo nunca había intentado una maniobra así y no supe como frenar y seguía lloviendo y el pavimento estaba más resbaloso y en la curva perdí el control y me estrellé contra la protección interna del bucle y el golpe fue algo duro pero me contuvo el cinturón aunque el jalón me daño un poco la espalda y el frente izquierdo del auto (o sea mi lado) quedó hecho mierda. Luego con la boca seca y con la impresión de haber sobrevivido me bajé, el ingeniero estaba pálido como la puta muerte y me dijo “no mames ingeniero” y así, entre patrullas y agentes del seguro pasamos la noche en el ministerio público. El ingeniero viendo mi cara de pendejo me ayudó a librar a la policía. Tuve que pagarle lo del seguro y ya después de unos meses ya podía hacer chistes al respecto.

3)Cuando casi me ahogo en mi vómito: Quienes me conocen borracho no tienen buena impresión mía, o al menos la primera vez que me han visto en grado alcohólico vomitón “me quiero morir”. Afortunadamente eso ya tiene tiempo que no pasa, pero en el 2013 (ootra vez) todavía me pasaba. Era el cumpleaños de un compañero de la pequeña empresa, y para celebrarlo y porque era el favorito de los patrones jarocho-norteños nos llevaron a todo el staff a uno de esos restaurantes/tugurios godinez (creo que se llama el desván) a celebrar. La onda con esos lugares es que te sirven comida por tiempos hasta que te hartes, y yo todo atascado troglodita, eso hice, me atasque de comida y cervezas, y luego cuando ya nadie quería cervezas trajeron whisky con boost (bebida azul energética) y ahí chingo a su madre todo, todos quienes bebimos entramos en el tren de embriaguez, creo que hasta bailé con una de las compañeras, luego uno de los compañeros menos ebrios se encargó de llevarnos a todos a casa (no crean que fue servicio de taxi, solo que por motivos de la empresa todos rentábamos en la misma calle), al llegar a casa fui a mi cuarto guiado por el olor o por mis pies y su memoria, me eché sobre las cobijas y no quedé inconsciente. Hasta que en algún momento de la madrugada me recuperé y vi con horror y asco que todo a mi alrededor estaba vomitado, yo que al reaccionar estaba con el cuerpo bocabajo pero la cabeza ladeada me di cuenta de que por un poco que no hubiera ladeado mi cuerpo me hubiera ahogado en mi propia basca. Aparte el aroma y la cruda moral me hundieron en una melancolía, recordé a los famosos que murieron exactamente así y en un instante patético me sentí menos decadente. Sobre todo porque durante tremenda vomitada nunca reaccioné sino hasta ya horas después, me di cuenta de lo pendejo que había sido al tomar sin control y me sentí con suerte por no haber fallecido de esa manera. Al día siguiente (ah porque eso no te lo conté toda esta fiestecita pasó un jueves), no me presenté al trabajo, me hice el loco y mejor fui con mi novia a pasear a la feria de las culturas amigas, luego en la noche fui a presenciar a Soundgarden. Así que de todas las tres veces está ha sido la de mejor final. Al menos para mí.

Luego hay otras veces cuando mi vida no corría peligro pero igual hubiera deseado morir: cuando estaba muy deprimido y adolescente y pedo, cuando terminé con mi novia y sentía que me había roto el corazón, cuando enterramos a mi madre y hubiera deseado que me enterraran junto a ella. Pero así es esto de vivir y morir.

Mis encuentros más random en el centro histórico

Esto pasó hace como diez años, porque: a) yo era un vagales y b) era un vagales limitado que no conocía otro lugar donde ser vagales más que el centro histórico.

El día del casino.

¿Han visto a esos vagales que se quedan sentados en las bancas como disfrutando del tiempo? bueno pues algo así estaba sólo que no disfrutaba nada más me había cansado de caminar y estaba sentado en una banca afuera de la plaza juárez (esa que está justo enfrente de la Alameda Central en avenida Juárez duh), no tenía más que para el pasaje de vuelta a casa, mi cambio lo había gastado en un cigarrillo y era la media tarde, veía con envidia a quienes se podían comprar un conito de helado y estaba allí saboreando lo que quedaba de cigarro cuando de repente se me acerca un grupo de dos mujeres jóvenes y un hombre joven como en sus veinte casi treinta, por lo general tiendo a ignorar a las personas que me hablan en la calle pero esa vez las escuché: me dijeron que necesitaban a una cuarta persona para entrar al casino porque había una promoción de “inscribe a alguien nuevo al casino y te regalamos $200 pesos para jugar a ti y a quien suscribas”, tardaron un rato en explicarme pero accedí, total, no me iba a costar nada y nunca había entrado a un casino. Entramos, me tomaron los datos y me dieron una tarjetita con el crédito de los $200 de juego. La chica que necesitaba a otro alguien para entrar me explico como funcionaban las tragamonedas, no como las que yo había visto en series de Las Vegas, que funcionan literalmente con una moneda, sino que en estas máquinas digitales metías tu tarjeta, elegías el tipo de apuesta y voalá, después de somera explicación la chica se fue con quien si mal no recuerdo era su hermana y su cuñado, yo me quedé en esa máquina pero a la segunda derrota decidí cambiar mi suere, como buen vagales no dejaba de mirar o de aferrarme a mi mochila, meseros pasaban y me ofrecían bebidas pero yo seguía en calidad de solo tengo para mi boleto del metro y el pasaje del pesero. En la segunda máquina tuve suerte y gané, gané algo así como $170 pesos, que más los 100 que me quedaban daban un total de 270 (yo un pobretón consideraba esa cantidad un buen dinero) sin embargo no contaba con el truco del casino, solo te pagarían cualquier cantidad arriba de los 200 que ya te habían regalado. Así que solo me pagaron $70, ahora con $70 salí del casino sintiéndome levemente poderoso, rápidamente pensé en comprarme un helado pero resulta que ese día era el estreno de Indiana Jones y la Calavera de Cristal, ingenuamente puse mi dinero en Indi. Craso error, al salir de la función de cine salí asqueado por unas escenas que parecían más de los Increíbles que del buen Indi, pero como todo fue relativamente gratis, pensé en no hacer tanto berrinche y me regresé a casa con la sensación de equilibrio, gané, perdí, reí, lloré y todo en lo que parecía una aburrida tarde de jueves.

El día de la pelea de pareja

Este fue más breve, andaba con mi cara de menso deambulando en el concurrido cruce de Madero con Eje Central, venía yo de la esquina de la Latino y me quedé un rato viendo hacia Bellas Artes como quién estuviera viendo algo pero en realidad no miraba nada en particular, lo que viene siendo andar en la pendeja, cuando de repente me habla una pareja, ambos se veían en ese límite entre la pelea y la discusión romántica con risas, entonces el vato, un wey en sus treinta, con entradas en la frente, sonriente me dice “oye, verdad que no es normal que tu novia pase la noche con su mejor amigO?” yo tratando de articular una respuesta me quedé en el timorato tartamudeo cuando la chica contesta “ay no fue así, yo estaba con varios amigos” y el tipo “es que mira” y me enseña su celular “aquí me puso ‘voy a estar con unos amigos’ y después un ‘me voy a quedar en casa de mi amigo'” y la chica “ay o sea es mi mejor amigo, nada que ver” y entonces yo ya demasiado incómodo pero sin la claridad de salir corriendo abrí la boca para dar mi docta opinión “no pues sí, esta raro, no? jeje” entonces el vato comenzó el contraataque con un “ya ves? no es normal” aproveché que venía una oleada de gente más y me fui caminando, capaz que sí le ponían los cuernos al tipo, capaz que era un celoso inseguro, eso nunca lo sabremos.

El día que una chica con problemas mentales me hizo la plática

Ok, caminar, babosear y cansarse no era lo único que hacía, a veces me gustaba ir a la tienda de discos de la calle Palma a escuchar discos y ver todos aquellos CD que no me podía comprar, categorías donde el precio era una clave de números y letras para que no te asustaras por pagar $700 u $800 por un CD importado. Estaba escuchando un disco de Jack White (en alguna de sus encarnaciones, no recuerdo concretamente cual) cuando una chica con los ojos abiertos como platos se me acerca y me dice “puedo escuchar?” a lo que le dije “sí sí” y le cedí mi lugar en los audífonos de escucha de prueba. Luego de dar una vuelta más a la tienda salí para caminar a la calle de Gante, donde generalmente buscaba una de esas jardineras para sentarme a existir o ponerme a leer haciéndome el interesante. Cuando de repente la misma chica con los ojos como platos me había seguido hasta la jardinera, sus ojos eran unos ojos de loca de manual y además lucía algo desubicada de nuestra realidad. Le hice una mueca como diciendo “hey” y ella se río se acercó a mí y me preguntó “¿verdad que me quieres?” yo sorprendido por el giro inesperado de la plática deduje que en efecto la chica no estaba del todo cuerda a lo que secamente le dije “no” y ella rompió en llanto “¿por qué no me quieres?” y no supe que decir, en ese punto ya no esperaba coherencia de parte de ella, hoy con la retrospectiva pienso que pude ser más empático y buscar una manera de ayudarle al menos a llegar a su casa. En ese entonces solo le dije “no y no” y la ignoré hasta que me fui de allí. Nada gentil de mi parte.

FIX-CCIÓN

detox

 

La paja es ficción y la ficción salva vidas.

Porque nunca maté a mi hermano, porque nunca me cogí a mi prima.

Porque nunca torturé al abusivo, porque nunca violé a la borracha.

Porque un día estuve a punto de saltar por la orilla pero pasó la vecina en vestido.

Porque cuando tuve empleo no me gasté todo el sueldo en una noche porque tuve que pensar en la que me dio el cheque.

Una vez me elogiaron llamándome “talentoso” y me la creí, pero luego me volé con las lecturas de la Llave de Plata y me vacié en un cuento muy ingenuo.

Ella, rebajada a una rajita con patas, maltrato en potencia, me enseñó el espacio entre dos cuerpos que no hacen clic.

Porque somos piezas únicas de geometría irregular que no encajan en ningún puzzle y armamos un cuadro medio forzado sin esquinas pero con secciones cónicas, incoherente, pero que se ve chido, pinche pero parejo(pajero).

La ficción me enseñó a ser sin ser. Porque la única escuela es la experiencia, aunque esta sea simulada.

Me dijeron chaquetón, onanista, mas turbado que de costumbre, manos peludas, doctor granito, falo con pies (de bola), violentador del handshake, profanador del autoservicio, narcicista manual, inventor del simulador virtual de encuentros casuales, donde uno ya no es uno sino lo que sea y lo que sea por lo que sea, es mayor a lo que sea; pero más que nada me llamaron la atención (el artículo definido singular femenino pone en manifiesto que se trata de coerción sobre el personaje ya que si fuera el adjetivo posesivo significaría un cambio interno para el narrador).

Porque un día tuve esperanzas pero tuve que vomitar

Porque me dijeron “nada más hablas de ti” y acto seguido lamió una paleta de limón.

Porque el único viaje que importa, dicen los que pueden irse el día de mañana a otro país, es el que es hacia dentro de ti.

Porque cuando me hacen enojar me besan el escroto y perdono.

Porque aunque te vistas de seda afuera tu no existes solo adentro.

Y que importa que el abismo nos guiñe el ojo, en el fondo sólo hay un espejo que está sucio y cuando lo limpiemos del humo de la realidad que se quema veremos a Platón diciendo “nigga plis, the war is over, the party is over”.

Porque todo debe pasar y el infinito existe en el exterior y en el interior, y el infinito es todo y todo cabe.

Una montaña rusa de risa ríspida arisca, con curvas en cuatro dimensiones y giros interseccionales de balanzas morales y Nicanor Parra diciendo “saludos imbéciles” a todes (porque todas y todos no basta para escribir una equis porque la ficción deforma la realeza y aboya coronas pero no afecta la realidad cuando no tiene ganas) les antipoetes.

Porque los sueños que se cayeron como Ícaro tienen otra oportunidad.

Por la maniquí y las posibilidades de la robótica.

Porque esperamos un mesías solar que invente la jornada laboral de media hora y unicamente si tienes ganas.

Porque las colecciones de recatadASS que nunca dejaron de serlo son las que alimentan los fuegos de los infiernos pasionales.

Porque tenía siete años y el patriarcado me enseñó a desear un harén compuesto cincuenta por ciento por empleadas domésticas.

Estuvo ella con quien compartía todo pero cuando quise abrazarla con toda mi extensión de proyectos y obras: primero se me acabron los fólders, luego las hojas de oficio, luego  se me acabó la tinta cuando imprimía a marcha forzada en las cajas de cartón que quedaban después de la escasez de papel y hubo renuncias masivas, amenazas de muerte, escritorios quemados, botes de basura volcados y un linchamiento al pendejo de finanzas…al final me deshice en muchas nubes tóxicas.

Porque es cuerpo que te hace querer más cuerpo para darte cuenta que Dios no existe más que cuando se transmutan las leyes de la física y ocurren las verdades vedadas en las cavidades y en las erecciones.

Basicamente lo que quiero decir es “Que bacilón con lo vaciado del vacío viciado” y cerrar los ojos y que se escriban las  infames novelas románticas donde las parejas si se encuentran juntas al final aunque sea en la tumba,  que se filmen las películas de acción con sexo digerido mezclado con adrenalina hemoglobina y agua salada, que se derriben las torres por cambio de calidad y actos de fé y se golpeen a los malos y a las buenas hasta que por culpa del rozamiento y fricción sus cuerpos produzcan la chispa que ha de alumbrar el porvenir en medio de la nada.

Porque mirando hacía adentro pero viendo pa’ fuera es como la libra uno de vez en cuando.

Hashtag He Dicho